The Sky Is Not The Limit

He aquí otro ejemplo de las tarjetas de felicitaciones del siglo 21: una gran y sencilla forma de comunicar. Utilizando videos caseros, edición dinámica, una duración justa y fragmentos de la música favorita del objetivo; crearemos una pieza de regalo muy peculiar. ¡Hazte notar en todas las redes sociales y deja tu huella! El precio de un trabajo como este, es de 40 dólares.